Dada la creación en 2003, en el municipio de Centro, de la Dirección de Educación Cultura y Recreación (DECUR, sustentada en el artículo 73, en la Ley Orgánica de los Municipios del Estado de Tabasco), se instituyó, teniendo como objetivo general, el “atender las necesidades de los habitantes del municipio de Centro con gestión y servicio eficiente encaminados a mejorar las condiciones de bienestar y calidad de vida optimizando el uso del tiempo libre mediante proyectos de fortalecimiento de la educación, al desarrollo cultural, a la convivencia y la recreación.” Bajo cuatro objetivos particulares, que se citan en el Manual de Organización 2016-2018, y que a la letra dicen (el numerado es mío): 1.-“Fomentar el desarrollo humano a través del impulso del rendimiento académico, de preservación de tradiciones y de activación física, particularmente de jóvenes con actividades extraescolares, artísticas, culturales y recreativas”; 2.-“Fomentar el desarrollo mediante el buen uso del tiempo libre en espacios públicos con programas de desarrollo de capacidades a través de actividades culturales y recreativas atendiendo de manera particular a los grupos vulnerables”; 3.-“Fortalecer la infraestructura escolar y cultural para incidir en el cumplimiento de los objetivos de los programas municipales de sano esparcimiento y convivencia familiar;” y 4.-“Celebrar convenios de colaboración a fin de fortalecer el ejercicio de acciones educativas, artísticas, culturales y recreativas para niños y jóvenes del Municipio de Centro.”

Los objetivos se debieron traducir en acciones, a través de 1 dirección, 4 subdirecciones y 11 departamentos, de los cuales, a decir del Manual (ya citado, y de libre descarga por internet, con fecha 5 de diciembre de 2016), sólo 8 departamentos tenían titular y 3 estaban vacantes. En lo que respecta a Cultura, hasta hoy, existe una Subdirección de Fomento a la Cultura, de la cual dependen 3 departamentos, el de La Red Municipal de Bibliotecas; Divulgación de la Cultura y las Artes y el de Organización de Espacios Públicos; en el documento citado, se detalla el perfil de los puestos, en los que se pide experiencia mínima comprobada de 5 a 10 años para los mismos, con grados escolares afines a la función.

En ninguna parte del documento existe la palabra política cultural, ni en la referencia del eje 4 del Plan de Desarrollo del Municipio del Centro 2016-2018 (que dicho sea de paso, no corresponde con la cita en el Manual, ese “eje” trata de otras cosas), ni en ningún apartado del Plan. Concedamos que esa omisión fue producto del sentir explícita la política cultural que se realizaría.

Bajo esta lógica es válido preguntar ¿cuál será la política cultural que se realizará en el nuevo trienio? Me atrevo a suponer, que será la expresada en la plataforma www.proyecto18.mx, denominada bajo el nombre de “Cultura Comunitaria”, entendiendo que es por la semántica actual sobre cultura, puesto que el término “gremio”, es poco socorrido en la actualidad, pues denota una característica organizativa de organigrama vertical; la cual contrasta con la cultura como “comunidad”, entendida como una forma organizativa horizontal. En este sentido, y entendiendo que el nuevo Alcalde ya hizo pública la designación de quien será el titular de la DECUR (en agosto pasado), todo hace suponer que conservarán la estructura actual, por lo menos hasta que tengan en claro qué pasará en el gobierno federal y estatal.

Sea como fuere, creo que la cultura municipal tiene que tomar en cuenta las nuevas realidades del Centro. Somos el municipio con mayor población en el Estado, su densidad se encuentra en la poblacional estudiantil, por ello creo que una de las metas debería ser el incidir en los niños, jóvenes y adultos, a través de programas de fomento a la lectura, talleres de arte, expresiones artísticas y cultura ambiental;  ir a los centros escolares, no estar sólo esperando a que estos lleguen, para así formar los tan necesitados nuevos públicos.

Al igual que realizar encuentros de nuevas prácticas culturales, ampliando la oferta cultural a no sólo las actividades ya incorporada a la agenda municipal, sino incorporar las expresiones alternativas de los jóvenes. Hay que incidir en nuevas estrategias de promociones artísticas y culturales a través del marketing digital, vinculadas a fomentar la ciudadanía y el respeto al patrimonio tangible e intangible.

Así mismo, se debe reglamentar e incorporar acciones que permitan contribuir a la identidad de nuestro municipio, a través de documentos escritos, videos, audios y fotografías, a fin de robustecer la memoria histórica de las villas, comunidades, colonias e incluso la ciudad; puesto que es paradójico que en una ciudad con tanta historia contemporánea no cuente con un museo de su propia historia y archivos.

Creo que los nuevos encargados de la cultura, cuentan con diversas líneas de acción que se pueden acrecentar, sin dejar de lado el impulso que le han dado quienes han estado ahí. Ojalá y nos hagan sentir cada día más orgullosos de ser parte de esta ciudad, y la recuperemos, para todos, y no sólo para unos grupos. Villahermosa es una gran ciudad, que ya se merece que la traten con respeto.

Luis Acopa

Como es ya tradición, este textículo se puede clonar, citar e incluso compartir, claro dando crédito a quien esto escribe, así como a Ernesto Chacón Robles, el cronista visual de Villahermosa, quien amablemente autorizó el uso de una de sus fotografías.