El espejo

Salvador Córdova León

La brevedad es un atributo de la narrativa de Salvador Córdova León y estos dos piezas reflejan su acucioso cuidado.

Hasta hoy, solemos pensar que la gente se muere, pero ello no es más que una ilusión colectiva. Lo que llamamos muerte es, en realidad, el arribo de todas las personas a este mundo. Todos nacemos de una determinada edad, y poco a poco vamos verdaderamente evolucionando hasta desvanecernos. Consideramos a la infancia como el pasado, pero realmente es el futuro, y lo que llamamos futuro es el pasado que, sin embargo, yace en el olvido y de él sólo tenemos reminiscencias, lo que nos lleva a temer que en ese engañoso porvenir ocurran cosas desagradable, o mantenemos la falsa esperanza de que la buena suerte nos acompañará, ambas cosas imposibles, desde luego. Sin embargo, nuestra infancia que, como ya hemos dicho, es nuestro verdadero futuro, se nos presenta comparativamente con una gran nitidez, y creemos recordar cuando no hay más que proyecciones de nuestra fantasía, las cuales tienden a convertirse en realidad, por lo que debemos ser muy cuidadosos cuando creemos estar ejercitando la memoria, ya que en realidad pusimos en juego nuestra imaginación.

Nuestra infancia, es nuestro verdadero futuro.

 

Ni tanto que queme al santo

Desde semanas atrás, le había dado vueltas y vueltas en su mente la idea de escribir un soneto perfecto. Ese día, a punto de despertar, en la duermevela vio, como una flor luminosa, catorce versos inspirados. Se limpió el sudor y dio gracias al cielo, rezó un rosario completo y después corrió a la caja fuerte donde guardaba su material, junto con lo necesario para escribir, por temor a que se lo plagiaran. La emoción le hacía olvidar la combinación y tuvo que recurrir a varios trucos nemotécnicos para recordarla y por fin la abrió.

Desde semanas atrás, le había dado vueltas y vueltas en su mente la idea de escribir un soneto perfecto.

Rezó otro rosario, y ya frente al papel, se percató que, de tanto esperar, la flor se había esfumado.

Tomado de Córdova León, Salvador. Y también soy… UJAT. 2014