Sólo un mes ha pasado del resultado electoral y es sorprendente el dinamismo que López Obrador, le ha impuesto a nuestra casi estática sucesión presidencial. Recuerdo que con Fox, las noticias eran semanales de posibles cambios y nombres de gabinete. Con Calderón, todo se fue en protestas y enlaces en vivo de las Secciones de Consejo Electoral y el reclamo del “Voto x voto”. Con Peña, fueron halagos y el resurgimiento de un PRI que esta vez “era diferente y que había aprendido la lección en las urnas”. Ahora las noticias son día a día y abren nuevos temas, que en la vertiginosidad de la cotidianidad, sólo puede captarse en algunas fugaces posturas o dichos, más que en los “cómo” y en los “qué implican”.

Para empezar, en un restaurante al preguntarle el clásico “de dónde nos visita Míster López”, contestó inflamando el pecho: “ de T A B A S C O”. El mesero lo miró de nueva cuenta y acotó: “Como Obrador”, mi papá, que es un sobreviviente de todo el régimen priísta institucional y de los horrendos seis años del perrede, dijo: “Sí, además de paisano, es mi primo el hombre.”

Lo digo porque en las recientes vacaciones, me tocó hacer más vida pública, de lo común, que pude escuchar a señoras de la tercera edad, reconociendo que con la medida del sueldo rasurado para los funcionarios de alto nivel se dan por contentas; a taxistas, que les brillan los ojos al recordar que los diputados ya no tendrán servicios médicos a costa del erario; a trabajadores de mediana edad, hacer planes con todo el beneficio que vendrá con los diversos programas; a familiares, que ahora me echan más en cara, el reclamo añejo que creí ya superado, de haber suprimido mi primer apellido para mi vida pública de escribidor.

La verdad no me preocupa tanto, sólo hay un dejo de envidia en los beneficios inmediatos que han comenzado a tener muchos que portan el apellido López y son de Tabasco. Un ejemplo es mi padre. En sus recientes vacaciones por la Riviera Maya (la construcción verbal anterior fue premeditada, ya que siempre él llama así, a la visita anual de uno de sus hijos que trabaja allá), pudo comenzar a sentir el cambio, en el beneficio directo de ser coincidentemente del mismo lugar y portar el mismo apellido del presidente electo del país (“aún sin papelito”, diría AMLO).

Para empezar, en un restaurante al preguntarle el clásico “de dónde nos visita Míster López”, contestó inflamando el pecho: “ de T A B A S C O”. El mesero lo miró de nueva cuenta y acotó: “Como Obrador”, mi papá, que es un sobreviviente de todo el régimen priísta institucional y de los horrendos seis años del perrede, dijo: “Sí, además de paisano, es mi primo el hombre.” El mesero de inmediato hizo una corrección en su bitácora de asignación de mesa y les indicó que les tocaba una mejor. Mi madre, que nunca es cauta, acoplándose a los nuevos tiempos, con esa sabiduría propia de mujeres guardó silencio, para después -ya afuera del local- exigirle a mi padre el origen de la nueva línea genealógica entre los López de Nacajuca con los de Macuspana, mi padre fingió no oír y sólo acotó: “en Tabasco, todos somos familia”.

Como si fuera una tarjeta de presentación, charola de judicial o tarjetón de inspector de alcoholes, la coincidencia del origen y “parentesco”, resultó más efectiva que una tarjeta de crédito. Mi padre, usó el argumento a diestra y siniestra, obteniendo los más extraordinarios beneficios: descuentos en pagos finales, dos por uno en bebidas nacionales, mejores mesas, raciones con mayor cantidad de comida; se olvidó de las colas y lo exentaron de cualquier tipo de pago en la playa.

Ayer, me mandó una foto (con la que se ilustra este textículo), acompañada del mensaje: “mira hijo, esto es por ser dignamente un López. Yo creo que deberías de ir usando tu primer apellido, sino, serán seis años muy tristes para ti.” Y la verdad, cada que vuelvo a mirar la fotografía, pienso que tal vez pueda tener razón, por ello he comenzado a practicar frente al espejo: llámenme Míster López.

Este textículo vacacional puede ser copiado, clonado, citado y lo que usted, guste y mande; claro atendiendo a la cita autoral de Míster López, a ver sí todos obtenemos el mismo resultado.