Espacio dedicado a la difusión de la narrativa

Etiqueta: tiempo

Minificciones

Minificciones

Mario De Lille


Este subgénero del cuento fue muy socorrido en Latinoamérica a raíz de las vanguardias literarias. En Tabasco, nuestro autor fue uno de sus más asiduos practicantes, ya que la experimentación fue un sello de su obra. Aquí mostramos una selección de ellas.

 

El tiempo

El tiempo no dispensaba nada y por eso creó al hombre. El hombre, vengativo, tampoco perdonó al tiempo y por consecuencia, fabricó al espejo. Éste pobre, como no tiene su gran memoria, no le quedó otra que borrarlos.

El hombre, habiendo aprendido la lección, se refugió en el tiempo. ¡Ah!, pero éste si que es vengativo, y entonces…, se inventó a sí mismo. Y listo.

En la cama y en la cárcel, se conoce a las amigas.

Las amigas

En la cama y en la cárcel, se conoce a las amigas.

Un cuento realista

El reloj

Teutila Correa Zapata

La primera cuentistas tabasqueña nos atrapa con una narración de corte realista, donde el continuo fluir del tiempo es el tema central de esta narración.  

Vivimos tanto tiempo uno frente al otro, que cualquiera diría que somos buenos amigos.

¿Podrá ser cierto? Yo…, ni lo niego, ni lo afirmo porque a veces he creído que te quiero con todo mi corazón y a veces he pensado que te aborrezco con toda mi alma.

Puede ser que te tenga algún cariño; se ama hasta las piedras que vemos continuamente; además, nosotros los humanos imitamos algunas veces la nobleza del perro, que olvidando las ofensas, sólo tiene en cuenta los mendrugos recibidos.

Puede ser que te odie como se odia a los tiranos, porque tú, con esas manecillas implacables que vas pasando continuamente sobre tu faz impasible, no eres más que un tirano. ¡El tirano de los tiempos!

Y esto lo digo porque en alguna ocasión, he querido besarte, sí, darte un beso cariñoso en esa tu circular frialdad, de la que ni siquiera hacer alarde o que mis miradas tuvieran el poder del rayo para fulminarte, para hacerte trizas.

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén