Lágrimas de cocodrilo

Guadalupe Azuara Forcelledo

Escritora, bibliotecaria, maestra universitaria, formadora de escritores y promotora cultural.

Los grandes ojos color café del lagarto se asomaron una vez más a la superficie de la laguna. Cualquiera diría que se le alargaban por el agua, pero no: le salían fácil las lágrimas.

La laguna estaba en calma, el viento había cesado, y todo parecía indicar que ya no llovería más. Pichi, el lagarto, se sentía sólo, cuando era pequeño su curiosidad lo había llevado a perderse en el pantano donde vivía separándose de su familia, luego fue arrastrado por una corriente que lo internó aún más en las zonas profundas del popal. En ese lugar vivían pequeños peces y roedores de los que se alimentaba. Así pasó el tiempo y Pichi poco a poco creció. Pero se sentía solo. Era una sensación indefinible que le pesaba en el cuerpo, cuando el sol se acostaba por las tardes o cuando en el tiempo de nortes la lluvia lo bañaba por días y días. Y entonces se ponía a llorar.

Leer más